suma_iae_b

Qué es el IAE o Impuesto de Actividades Económicas

¿Qué es el IAE y cuál es la razón de este impuesto municipal?¿ Quién está obligado a pagar este impuesto y de qué depende el importe del recibo? ¿Existen bonificaciones para pagar menos? En este artículo aclaramos de forma sencilla todas las dudas que puedas tener sobre el IAE o Impuesto de Actividades Económicas.

Quién debe pagar el IAE

El impuesto sobre actividades económicas o IAE obedece al hecho de realizar una actividad económica y están obligadas a declarar y pagar las personas jurídicas cuya cifra de negocio haya superado el millón de euros en la última declaración del impuesto sobre sociedades.

El importe del recibo depende del municipio, del tipo de actividad y de la dimensión de la empresa, ya que en este cálculo intervienen elementos como la superficie de los locales, la potencia eléctrica instalada, el número de vehículos, máquinas, etc.

Cómo se calcula el IAE

El cálculo se basa en la cuota de tarifa, que viene fijada por el tipo de actividad y los elementos del cálculo antes mencionados. Luego se aplica el coeficiente de ponderación que está en función de la facturación de la empresa (importe neto de la cifra de negocio).

A partir de este momento se deben calcular dos cuotas: la cuota ponderada y el recargo provincial. La suma de ambas será el importe a pagar.

  • Para calcular la cuota ponderada, se multiplica la cuota incrementada por el coeficiente de situación, pero sólo si la actividad se desarrolla en un local.
  • Para calcular el recargo provincial se multiplica la cuota incrementada por el porcentaje de recargo provincial (20,5 por 100).

Tipos de bonificaciones

En cuanto a las bonificaciones aplicables a este impuesto, existen dos tipos:

  1. Bonificaciones establecidas en la Ley, y por tanto aplicables tanto a la cuota ponderada como al recargo provincial, como es el caso de la bonificación por cooperativas (95 por 100).
  2. Bonificaciones potestativas, que pueden aprobar los ayuntamientos mediante ordenanza fiscal y que sólo son de aplicación a la cuota ponderada. Ejemplos de ellas son la bonificación por inicio en la actividad.

Este impuesto está regulado por normas estatales pero el ayuntamiento puede modular el importe en función de la ubicación física de la empresa y establecer bonificaciones para los primeros años de actividad, por creación de empleo, por aprovechamiento de energías renovables o por rendimientos negativos en un periodo concreto, etc.

Gestión del IAE en Suma

Por cuento a que el pago de este impuesto corresponde a personas jurídicas, cabe recordar que este tipo de contribuyentes están obligados por ley (desde octubre de 2016) a relacionarse con la administración por medios electrónicos, por lo que cualquier trámite que deban realizar se realizará a través de la Sede Electrónica de Suma.

El impuesto se gestiona mediante declaraciones. Una vez tramitada la declaración, Suma emitirá una primera liquidación de alta en el censo. Para los sucesivos años, el cobro se gestiona mediante un recibo, que se pone al cobro en los meses de agosto y septiembre.

Para la obtención de las cartas de pago, tanto de las liquidaciones como de los recibos, habrá que acceder asimismo a la Sede Electrónica de Suma.