Puede que alguna vez te hayas preguntado lo siguiente: ¿Por qué voy a domiciliar el pago de mis impuestos si de esta manera me van a efectuar el cargo antes y, de otro modo, puedo apurar los plazos? En este post te aclaramos por qué te interesa domiciliar el pago de tus impuestos en Suma.

La importancia de pagar en plazo

Los impuestos locales son periódicos, es decir, cada año sobre las mismas fechas Suma Gestión Tributaria inicia el llamado periodo voluntario de cobro. Normalmente entre marzo y mayo para el pago del IVTM (vehículos), recogida de residuos y otras tasas; y entre julio y principios de octubre para el IBI (inmuebles) e IAE (actividades económicas).

Durante esos periodos, Suma envía unos cuatro millones de recibos a los contribuyentes y, paralelamente, desarrolla una actividad publicitaria importante, mediante carteles, anuncios en prensa, radio, autobuses, etc.

Todo ello con el objetivo de que los contribuyentes conozcan las fechas en las que deben pagar sus impuestos y tasas y no se les pasen los plazos.

No obstante, siempre se da el caso de personas que no saben que hay obligación de pagar el impuesto. En ocasiones pueden darse casos en que no se reciba el recibo por correo, bien por un fallo del sistema postal o por una dirección incorrecta, pero eso no le exime de la obligación de pago.

Por este motivo se anuncia con tanta profusión el periodo de cobro voluntario. Para evitar los efectos que tiene el no pagar el recibo a tiempo: el pago de un recargo que puede llegar a ser hasta del 20% del importe del recibo.

Ventajas de domiciliar los recibos

Es por esto que domiciliar los recibos puede tener muchas ventajas:

  1. Es el medio de pago más cómodo: se domicilia una vez y la domiciliación es válida año tras año.
  2. Evita posibles olvidos y la molestia de tener que ir cada año al banco a pagarlo en ventanilla o de hacerlo por teléfono o por Internet con tarjeta de crédito.
  3. Da seguridad de que el recibo se paga dentro de plazo sin importar las fechas del período, muy útil para personas que no residen habitualmente en Alicante. Fecha de cargo en la última semana del plazo.
  4. El contribuyente no pierde el control, ya que recibe un aviso previo en su dirección de correo electrónico, si así lo ha autorizado, con la fecha y el importe que se va a cargar en su cuenta.
  5. En caso de error en los datos, el contribuyente siempre puede devolver el recibo a través de su banco.
  6. En caso de que Suma por error no envíe el recibo al banco, se da un nuevo plazo de pago al contribuyente.
  7. Si cuando se produce el cargo se devuelve porque no hay fondos, Suma avisa al contribuyente de esta circunstancia.
  8. La domiciliación se puede modificar o dar de baja en cualquier momento, incluso para un periodo de pago en curso si se realiza 15 días antes de finalizar el plazo.
  9. Dar una orden de domiciliación, cambiar la cuenta de cargo o anularla se puede hacer íntegramente por medios electrónicos, desde casa o desde cualquier punto con acceso a Internet.
  10. Es el medio de pago más eficiente y más ecológico.

Seis de cada diez contribuyentes ya usan el sistema, por su fiabilidad y flexibilidad. Realice sus gestiones de domiciliación hasta 15 días antes del fin del periodo de pago y fecha de cargo en los últimos días.

Para más información, puede visitar nuestra web www.suma.es o llamar al Servicio de Atención al Contribuyente: 965 292 000.